- Descubrir - Pukapuka

Inmortalizado por el fallecido escritor de viajes estadounidense Robert Dean Frisbie (también conocido como Ropati), Pukapuka es único entre las 15 islas de los Cook. Se dice que desciende de solo 15 polinesios y sus hijos que sobrevivieron a un tsunami catastrófico hace unos 300 años, alrededor de 600 personas viven ahora en este lugar remoto.

Cuando Ropati se instaló con su esposa Pukapukan, Desire, dijo que estaba buscando un lugar más allá del alcance del “más débil eco del ruidoso clamor del mundo civilizado”. No hay duda de que lo encontró y hasta el día de hoy es uno de los lugares más idílicos, vírgenes y vírgenes de las islas. Sus vecinos más cercanos son Samoa y Tokelau. Y los refleja en sus costumbres, cultura, idioma y apariencia, ya que también tiene la reputación de tener algunas de las personas más hermosas del Pacífico.

Los arqueólogos creen que ya en el año 300 d.C. Pukapuka pudo haber estado habitado. Y aunque no está claro si vivieron aquí de forma continua, se cree que en 1300 d.C. tuvo lugar un asentamiento permanente.

Como el primero de los cocineros descubierto por los europeos, se le ha dado varios nombres en honor a los que desembarcaron en sus costas. El explorador español Alvar de Mendana la llamó San Bernardo porque la vio el día de San Bernardo en 1595. Luego, en 1765, el comodoro John Byron avistó la isla y la nombró Islas de Peligro probablemente debido a las altas olas que impedían el aterrizaje. Treinta años después, Isles de la Loutre se convirtió en el nombre de los tres islotes que dio el primer oficial a bordo del buque mercante Otter, que creyó ser el primero en descubrirlos. Entonces los inevitables misioneros encontraron este paraíso en 1862. Al llegar, descubrieron sorprendentemente que la mayoría de los habitantes ya se habían convertido al cristianismo.

Pukapuka Pukapuka

Los esclavistas peruanos allanaron en 1863 llevándose a 145 hombres y mujeres de los cuales solo dos regresaron. Hoy en día, la población de aproximadamente 400 personas está muy viva.

Los tres islotes forman aproximadamente un triángulo, el más grande de los cuales Motu Ko está al sureste, Motu Kotawa o Frigate Bird Island está al suroeste y la isla principal de Wale está al norte. Los dos primeros están deshabitados y se utilizan como plantaciones para el cultivo de alimentos. Y Wale consta de tres pueblos: Yato (que es la sede del Consejo Insular), Loto y Ngake. Tradicionalmente llamados Takanumi, Kotipolo y Te Langaikula, a menudo también se los conoce cariñosamente como Taipani (Japón) Malike (EE. UU.) Y Olani, especialmente en los días deportivos. Y los Pukapukans son grandes deportes, sobresaliendo en lucha libre, carreras de canoas y escalada de cocoteros.

Pero la vida del pueblo es diferente a cualquier otra en las islas por las prácticas de conservación de sus antepasados ​​que aseguran que no se produzca una sobreexplotación, se observan rigurosamente garantizando la autosuficiencia y la protección de los recursos alimenticios y la biodiversidad del atolón. Cada pueblo tiene su propia área de reserva. Anualmente se realiza una reunión general para restablecer, modificar o crear nuevas reglas comunales y de conservación para estas reservas. Después de dos días, las nuevas reglas se implementan junto con los Pule (oficiales) nominados por cada aldea. Estas leyes sancionan la recolección de mariscos, aves, peces y cosechas en las reservas y el área circundante de la laguna.

Socialmente también las costumbres son diferentes a las del resto de los cocineros. Porque este es un sistema basado en la comunidad más que en el individuo, y su impecable organización funciona maravillosamente para el pueblo Pukapukan. Y no se detiene ahí.

Pukapuka Pukapuka

El idioma Pukapukan, aunque el polinesio no está relacionado con ningún otro idioma o dialecto de las Islas Cook. Se le conoce como “Te leo Wale” (el idioma del hogar) en referencia al lugar donde viven. Y es reconocido como un idioma de Samoic Outlier con fuertes vínculos con la Polinesia Occidental. Hablado por más de 3000 personas, la mayoría de las cuales viven en otros países, particularmente Nueva Zelanda y Australia, incluso hay un diccionario bilingüe y un estudio en profundidad ha dado como resultado un libro de gramática de referencia.

Existe un fuerte sistema matriarcal que refleja la influencia de su vecino cercano Samoa. Los humedales, vitales para los cultivos de taro, solo los heredan las mujeres y se transmiten de madre a hija. Trabajan en los pantanos de taro y se enorgullecen inmensamente de mantener los humedales hermosos como parte de su herencia y tradición. También son fabulosos tejedores, su artículo característico son las hermosas y resistentes esteras de pandanus entre varias artesanías.
La vida comunitaria se encuentra en todo lo que hacen los pukapukanos. Los deportes, el canto, el baile son pasatiempos fuertes y son grandes animadores, por lo general se llevan premios por su excepcional originalidad y creatividad. Nada mal para un pueblo cuyo número es reducido y cuya isla es tan remota.

Un paraíso para los pescadores, las aguas índigo fuera del arrecife son ricas en peces: el atún aleta amarilla y el dorado se pueden capturar en su número en una carrera diaria y atrapar peces voladores por la noche es una experiencia emocionante para todos. Pequeños botes rápidos literalmente vuelan sobre el agua persiguiéndolos y recogiéndolos con redes de mano. Asar a la parrilla sobre piedras calientes o marinarse en crema de coco es un manjar con el que los gourmets deben soñar. Las islas deshabitadas de Motu Kotawa y Motu Ko son los huertos de Pukapuka donde prosperan los cultivos. Kotawa alberga aves fragatas que anidan en su bosque y se sabe que Kotawa tiene uno de los bosques de atolones más hermosos del Pacífico.

La vida en Pukapuka es única, demostrando un estilo de vida que aún sigue las formas establecidas por los antepasados ​​de hace cientos de años. Y todavía hoy es admirado.